CASTROMONTE, VALLADOLID


“El arte está en todos los sitios.

Cada piedra me transmite una cosa diferente”

                                              Santiago Rodríguez

En la mitad norte de la provincia de Valladolid, entre la Tierra de Campos y la campiña, se encuentra Castromonte, un pequeño pueblo, a unos 840 metros sobre el nivel del mar, enclavado en la comarca de los montes Torozos, a orillas del río Bajoz, y punto de paso obligado del camino de Santiago. 

 

Inmerso en los Torozos, meseta peculiar de naturaleza calcárea y fuertemente erosionada, Castromonte alberga un museo tremendamente especial ideado, construido y cuidado con esmero por Santiago Rodríguez.

 

En estas tierras castellanas, el monte hubo de roturarse y librar las tierras anualmente de piedras para poder trabajarla . 

Santiago, cada año, como muchos otros vecinos, con enorme esfuerzo, se vio obligado a la ardua tarea de quitar de las tierras las piedras para poder cultivarlas. . 

 

Desde hace unos años, decidió convertir aquello que fue trabajo, sudor y esfuerzo en su hobby, seleccionando con mimo y cuidado piedras calizas y porosas de entre todas las que va encontrando, eligiendo aquellas que resultan mágicas al ojo humano por tomar formas reconocibles y fantásticas  para quien acude al museo cargado de imaginación.

 

Las puertas de “El Museo de las piedras imaginarias” están abiertas y Santiago estará encantado de mostrarles esté rincón especial que no dejará a nadie indiferente.


VIDEO